La “torcedura” del pie

Salud

Por: Gustavo Alberto Alvarez G. MD.

Foto tomada de https://www.fisioterapia-online.com

Es muy común encontrar en la consulta, sobre todo en pacientes jóvenes, que tienen antecedentes de haber sufrido lesiones del tobillo. Entre todas las lesiones deportivas o por otro tipo de accidentes que involucran huesos, músculos y articulaciones, el 22% de todas ellas, corresponde a lesiones de esta parte del cuerpo.

Entre ellas, cuatro de cada 5, corresponden al esguince lateral cuyo mecanismo lesional más frecuente es la “torcedura” súbita de la planta del pie hacia adentro con daño o ruptura de las estructuras que mantienen unidos los huesos, llamadas ligamentos.

Lo más preocupante de esta situación es que hasta una tercera parte de los pacientes que sufren un primer episodio de esta lesión, presentan posteriormente nuevos episodios, de manera que resulta claro que el factor predisponente más importante para la aparición de esguince de tobillo es el antecedente de haber presentado esguince de tobillo. Por lo anterior, es fácil deducir que el tratamiento apropiado de estas lesiones, representa el factor más importante para evitar nuevos episodios, que de no tratarse de manera adecuada, van a conducir al paciente a tener una peligrosa inestabilidad crónica de la articulación.

Existen otros factores de riesgo para desarrollar este tipo de lesiones como el uso de calzado inapropiado durante las prácticas deportivas y el no realizar estiramientos y calentamiento previos.

Algunos deportes se asocian con mayor frecuencia a la ocurrencia de esguinces del pie, ente ellos tenemos, además del baloncesto, el esquí o el patinaje y el fútbol. No se ha encontrado relación alguna entre el tipo de actividad deportiva y

esguince de tobillo en las distintas disciplinas atléticas de pista, pero es frecuente encontrar esguinces de tobillo en corredores.

La evaluación médica.

Es muy importante que el médico al momento de atender el caso, tenga claro el mecanismo lesional, es decir, cómo exactamente y en que circunstancias ocurrió la lesión, así como el tiempo de evolución de la misma. Ya hemos mencionado lo importante del antecedente de lesiones previas similares que permite descubrir un patrón de recurrencia. Casi siempre una lesión de este tipo representa una urgencia médica, sobre todo en pacientes con mucho dolor, hinchazón de la articulación o posible daño de los nervios o los vasos sanguíneos, determinaciones que solo puede realizar el médico de urgencias. Los pacientes diabéticos u obesos tienen mayor riesgo de complicaciones.

Después e haber tomado las medidas de reposo e inmovilización que considere pertinentes, el profesional debe volver a evaluar el paciente entre 3 y 5 días después, para valorar la estabilidad de la articulación y verificar si hubo ruptura de las estructuras que la sostienen. De esta manera se pueden tomar las medidas terapéuticas apropiadas.

Tratamiento

Los objetivos iniciales del tratamiento del esguince agudo del tobillo, están dirigidos al control del dolor, de la hinchazón y la protección de los ligamentos de una lesión mayor. Son cuatro las medidas iniciales encaminadas al alivio y la recuperación del paciente:

1. Elevar la articulación.

2. Cubrir la zona con un vendaje apropiado

3. Aplicar hielo con una bolsa adecuada

4. Reposo mínimo de tres días.

Si el médico lo considera conveniente, prescribirá medicamentos para la inflamación y el dolor. El uso de algunos de ellos se correlaciona con mejor control de los síntomas y retorno más rápido a la actividad normal.

Los elementos de protección e inmovilización de la articulación, así como el tiempo de uso de las mismos, deben ser indicados y vigilados por el personal de salud. Vendajes o sujeciones demasiado ajustados pueden conducir a lesiones aun peores que las iniciales.

Hasta la próxima!

Les deseo una vida sana gustavoalvarezgiraldo@gmail.com