Por: Alfonso Morillo Ricaurte. Opinión.

 

Está llegando a pasos agigantados la curva ascendente de contaminados hasta el punto de  que Colombia  supera a  la Republica China en el número de afectados por el coronavirus, situación que   decidimos dar prelación a la pandemia y postergar  temas generales.

Pensemos que ya son varias las familias que se han desintegrado porque han  fallecido sus miembros. Padres que han perdido a uno o dos hijos. Hijos que han perdido  a sus  progenitores o uno y hasta dos o más hermanos. Una persona afectada en el seno de la familia, contagia a los demás. Existen  casos con esta dolorosa situación, según reveló medico de reconocida clínica de Bogotá. Voceros del servicio de salud afirman la posibilidad de  que los hospitales y clínicas colapsen por falta de  cupo en las UCI.

Se  menciona que tenemos que   acostumbrarnos a convivir con la Covid 19. Convivir no quiere decir quedar exentos de contagio y hacer plácidamente todo cuanto se nos ocurra. Convivir quiere  decir claramente, no contagiarse. No importa el costo político a nivel nacional, si las medidas preventivas fueron buenas  o no, oportunas o inoportunas. Debemos poner voluntad de nuestra parte y extremar medidas, la  mejor de todas es:  ME QUEDO EN CASA. Se dirá, y mientras tanto la economía  que.  Para subsanar han establecido normas que están en vigencia,

Es imperante dar sentido de orientación a la curva elevada,  para cuando llegue a la cima, no significa que ahí termina la  escabrosa carrera. Todo lo contrario, alcanzar la alta montaña estadística, nos indica que  el Apocalipsis se nos viene encima..

Que bueno sería tomar como ejemplo, la conducta de varias poblaciones de países europeos, cuyos habitantes por voluntad propia optaron por quedarse  en casa, inclusive en tiempos de  libertad controlada para salir de sus residencias. Esas pequeñas aldeas, superaron la, pandemia y hoy gozan de mayor tranquilidad. No faltará quien diga, Cajicá, ni ningún municipio de  Sabana Centro, tiene la presentación de aldea. Pero para seguir un buen ejemplo, no se necesita de hacer comparaciones. Y en Colombia hay muchas aldeas.

Creemos que hoy es oportuno el “meme” de la semana.

Refiriéndonos  concretamente a Cajicá, la situación no es tan   desesperante como nuestra vecina capital  o a nivel nacional. Sin embargo ,es  necesario  intensificar campañas tendientes a crear conciencia y mayor responsabilidad entre la ciudadanía, tendientes a detener el crecimiento de los últimos días. Creemos también que la Secretaria de Salud, ponga la cara mediante actos de presencia  que demuestren el interés por  lograr objetivos comunes, detener la propagación del furioso virus.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: