Por: Humberto Tequia, Historiador. Más Podcast. Con fotos de referencia bajadas de portales web.

En mi condición de ciudadano e historiador residente en Cajicá, considero necesario replicar a través de estas publicaciones la inquietud que se plantea al interior del equipo de la Veeduría de Patrimonio de Cajicá, en relación con el descuido, el abandono y negligencia, especialmente frente al mantenimiento de nuestro escaso patrimonio arquitectónico, el que otrora constituía un atractivo para el turista que buscaba en los alrededores de la Sabana y más concretamente en nuestro municipio, un espacio para romper con la monotonía y estrés de Bogotá. Sin embargo, desde los días anticipados a la pandemia, los turistas ya visitaban Cajicá y lo veían como un lugar estresante e inseguro, parecido al ambiente de la capital colombiana.

Foto Histórica

Como ejemplo, podemos señalar el espacio arquitectónico de la estación del tren que da la bienvenida al turista, conocido como La Estación, cuya remodelación se realizó hacia el año 2010, con la administración de Fabiola Jácome. Un lugar patrimonial que debe brindar un ambiente para la retreta, es decir, la presentación de nuestros grupos musicales tradicionales dando la bienvenida al turista, y a la par, exponer la variedad del mercado artesanal tradicional, el cual existía hace algunos años, como proyecto avalado por el Ministerio de la Cultura y pensado como eje del turismo de Cajicá; lamentablemente, en la actualidad, llega el tren los fines de semana y se muestra un área de desorden, caos vehicular y cero presencia, de autoridad, el desaseo y el mal estado de los elementos del mobiliario urbano es notable.

Estación del tren Cajicá.

Los espacios que fueron recuperados en aquel entonces y se pensaba iban a servir para recrear la antigua estación del tren, probablemente con la adecuación de un museo o cualquier otra exhibición cultural de interés donde se pudieran percibir los vestigios de la antigua Cajicá y la sabana, actualmente son oficinas públicas que desdibujan la función del único espacio tradicional y turístico al cual se le podría haber dado otro uso en tanto que hubiese existido una firme voluntad de las administraciones.

Estación del tren Cajicá.

Las casas aledañas a la estación del tren, sobre la carrera 2da, están muy descuidadas especialmente el inmueble donde algunos años atrás funcionó el Colegio Infantil Santa María Goretti, edificación tradicional que está en proceso de descuido y no nos extrañe que a futuro aparezca en su fachada una licencia de construcción para un edifico, en vez de un aviso de exigencia de preservación promovido entre la Junta de Patrimonio y la alcaldía ante el dueño de dicho terreno.

Es preocupante la poca atención, o mejor dicho el mal trato a nuestro patrimonio cajiqueño y debemos abrir los ojos. La Cajicá tradicional está desapareciendo ante la mirada indiferente de nuestros dirigentes y algunos habitantes.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: