LA PROPIEDAD HORIZONTAL, SU IMPORTANCIA Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO DE LOS MUNICIPIOS

Imagen Tomada de: http://blog.redformas.es/la-propiedad-horizontal/post-propiedad-horizontal/

Por Cesar Augusto Mogollón Hernández

La propiedad horizontal es una realidad que empezó a tener efectos desde el bogotazo, impulsada por los hechos que estaban sucediendo debido a las diferencias y conflictos armados que se presentaban entre rojos y azules. A partir del año 1948, con la muerte de Gaitán se propició un desplazamiento hacia las ciudades y especialmente hacia Bogotá, creando sectores donde se reunieron grandes grupos de personas que empezaron a crear los inquilinatos y las viviendas comunales, que a su vez empezaron a considerar algunas normas y reglas para ordenar y organizar este tipo de concentración de poblaciones.

El crecimiento de este modelo de vivienda ha conducido a que desde los años 80 y 90 se esté sintiendo la invasión de este tipo de agrupaciones o propiedades, las cuales actualmente están regidas por la Ley 675 del 2001.

Hoy en día estamos viviendo este fenómeno que sigue creciendo y que se está desbordando y hace enfrentar serias dificultades a los gobernantes y líderes de los municipios, por lo que es necesario adoptar medidas importantes para evitar caer en riesgos y consecuencias a las que rápidamente nos estamos acercando, similares a las que viven municipios como Soacha, Chía, Envigado, Bello, entre otros.

Es importante acelerar acciones complementarias a los Planes de Desarrollo y a partir de allí iniciar un proceso que involucre a las PH’s, las JAC, las lonjas de propiedad raíz, las inmobiliarias, las constructoras y otras agremiaciones y organizaciones instándolas a realizar un trabajo profesional, serio y con visión de ciudad moderna, inteligente, incluyente y autogestionada, para crear territorios organizados y participativos con innovación y creatividad, que impida que los afanes e intereses políticos y particulares se impongan ante las necesidades colectivas de las comunidades.

Esta iniciativa, debe estar orientada a integrar a los constructores y buscar que estos tomen conciencia, desde cuando planean y diseñan sus proyectos, para que los potenciales compradores de sus productos inmobiliarios tengan una alta dosis de infraestructura, capacitación, formación, asesoría y acompañamiento en todo lo relacionado con el régimen de propiedad horizontal. Los constructores son los originadores de estas circunstancias y están llamados a adoptar medidas y a tomar conciencia y responsabilidad sobre las implicaciones de crear territorios que hacen nacer o hacen nacer sociedades y economías de alto impacto en todos los sectores de los entes territoriales.

Además, esto también debe estar dirigido a la importancia que tienen todos los actuales propietarios de inmuebles en propiedades horizontales para que entiendan y

asuman la responsabilidad que tiene esta figura de socio o accionista en una persona jurídica denominada PH. Los administradores de estas organizaciones deben obligatoriamente transitar hacia un rol profesional que los haga tener un mayor estatus laboral y, de la misma forma, los miembros de los consejos de administración, revisores fiscales y contadores de estas empresas, deben enriquecer y fortalecer sus conocimientos y buscar escenarios y ambientes de capacitación y formación especializada en administración, gerencia y gestión moderna de la propiedad horizontal.

En este sentido, se hace necesario contar con un reenfoque total de la Ley 675/2001 y lograr que los proyectos de ley que se encuentran engavetados en el Congreso, una nueva oportunidad y tengan una nueva oportunidad y se conviertan en la opción que requiere esta línea de negocio del sector inmobiliario y de la construcción, pero especialmente las comunidades que cada día se agrupan en propiedades horizontales.