Por: Paula Hernandez Goyeneche.

Mientras los niños sueñan con volver a las aulas a tomar clase, ponerse los uniformes, jugar en el recreo, reírse en el salón con sus compañeros, ver la pizarra mientras el profesor explica y poder escuchar todas las preguntas de sus compañeros al mismo tiempo, sin que se vaya la señal del internet. Los padres están al otro lado, preocupados por la posibilidad de que sus hijos regresen al sistema de clases presenciales.

Mediante las Directivas 011 y 012 del 2020 el Ministerio de Educación, estableció orientaciones a los Gobernadores, Alcaldes, Secretarias de Educación de Entidades Territoriales certificadas y rectoras, sobre de como sería la transición progresiva del servicio de educación, a la modalidad presencial a partir del 1 de agosto.

Desde entonces, toda serie de dudas, especulaciones y preocupaciones han estado en las familias colombianas, que ven con angustia el retorno de sus hijos al colegio de manera presencial, muchos incluso han pronunciado frases como “prefiero que mi hijo pierda el año que mandarlo al colegio a que se contagie”. Y la preocupación no es para menos, con la rapidez que se propaga el Covid-19, el proceso de contagio puede estar en una simple palabra de un niño sin el uso de tapa bocas.

Este fin de semana el Ministerio de Educación dio a conocer los lineamientos que deben seguir las instituciones educativas para implementar el esquema de alternancia educativa, es decir combinar modalidad de educación en casa con encuentros presenciales en los establecimientos educativos.

Según lo expuesto, esta medida atiende entre otras razones al estado emocional de los niños, el efecto que a corto y mediano plazo  podría traer el confinamiento, el evitar la deserción escolar y permitir un fortalecimiento del proceso de desarrollo y  aprendizaje.

Sin embargo, esto no quiere decir que todos los niños y jóvenes del país deban estar en la puerta del colegio el 1 de Agosto, si no que el retorno será gradual y dependerá de muchos factores, entre ellos la evolución de la pandemia en el departamento o en el respectivo municipio.  De acuerdo a las realidades del territorio se podrá estudiar la implementación de la medida, por ejemplo, en Cundinamarca, según los datos dados por la Gobernación a 13 de junio, este Departamento cuenta con 50 municipios libres de Covid-19, dentro de los cuales podría ser mucho más viable el regreso a clases presenciales con el modelo de alternancia.

Según MinEducación, para ello los colegios deberán implementar medidas tales como: mecanismos de limpieza y desinfección de zapatos al ingreso de las instituciones educativas, uso de tapabocas por parte de todos los estudiantes y del personal de la comunidad educativa, mantener un distanciamiento de 1 a 2 metros y lavarse las manos con agua y jabón, cada 3 horas, entre otras medidas previstas.

Así mismo, se deberá realizar un diagnóstico a la comunidad educativa, entendiéndose por ella no solamente a los educandos, sino a los profesores y el personal administrativo, para establecer quienes pueden optar por retornar a las instituciones educativas.  Teniendo en cuenta factores como la edad (mayores de 60) y enfermedades pre existentes que impliquen un alto riesgo para la persona, tales como asma grave, hipertensión arterial y las enfermedades pulmonares crónicas entre otras.

Las autoridades departamentales y municipales tienen un gran reto encima, a mes y medio de empezar el esquema de alternancia educativa, tendrán que estudiar las condiciones en que se encuentra el departamento o el municipio respecto a la pandemia, la infraestructura educativa e implementar las medidas correspondientes para garantizar la protección integral de sus estudiantes, docentes y personal administrativo.

Idea que en municipios con covid 19 parece una utopía, ante la deficiencia del sistema de salud, la falta de pruebas requeridas para establecer que todas y cada una de las personas que asistan a la institución educativa están exentas del virus, pues no olvidemos que las personas asintomáticas también pueden trasmitir la enfermedad.

¡La improvisación acá no es una opción, pues no olvidemos que los derechos de los niños prevalecen sobre todos los demás!

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: