Mientras unos descansan, otros trabajan

Al finalizar el año las personas desean descansar, alejarse un poco de la monotonía del trabajo, en algunas ocasiones quieren compartir en familia, comprar nuevos accesorios y celebrar una fiesta tan importante a nivel mundial como lo es la Navidad.

Mientras algunos y algunas oran la novena, parten el pavo, toman varios tragos, abren los regalos y abrazan a los más cercanos; otros y otras trabajan fuerte doblando turnos para conseguir el dinero para su sustento o hasta cuidan esa noche a las personas para que no formen estragos.

Navidad

A continuación se mostrarán varios testimonios de cómo viven estas personas un 24 de diciembre:

Clara Raquel Garay Martínez, zipaquireña, enfermera en la Fundación Pura Vida, la cual acoge a personas de la tercera edad. Ella vive así un 24 de diciembre:

“Nos reunimos todo el equipo de trabajo que está esa noche con los pacientes, repartimos la cena de media noche, se hace una pequeña oración, (aunque) debido a que algunos sufren de la enfermedad alzheimer no recuerdan oraciones, luego nos damos feliz navidadcon ellos, algunos se sienten muy tristes porque no tienen cerca a las personas que más quieren.

Se dejan 10 minutos y se acuestan a dormir, como algunos toman medicamentos se despiertan a las 3 a.m. para dárselo y se pasan al baño.

En el momento que se pueda se llama a la familia y se les desea feliz navidad”.

Yair Méndez y José Ríos son dos taxistas cajiqueños que trabajan en la empresa Cajitaxi.

“Uno trabaja por ahí hasta las 11:30 p.m., se pasa por la casa, se come la cena y se descansa máximo una hora, luego se vuelve al trabajo y hasta las 4:00 a.m. se labora.

La mayoría trabaja ese día y pues uno no puede decir que no trabaja porque es un día muy bueno. En un día común se hacen $80.000, en cambio ese día se pueden hacer hasta $300.000, además solo ese día se cobra $1.000 de prima y hay gente que da $2.000 o $3.000”.

Libardo Lamprea, celador de la Sede Regional CAR en Zipaquirá, dijo:

“Uno recibe el turno común y corriente a las 6:00 p.m. para luego hacer las rodas para reportarse con el supervisor.

Durante la noche se pasa revista de que todo ande bien y que nadie ande haciendo fechorías durante las fiestas.

La empresa lo elige a uno para trabajar porque no hay gente para doblar el turno o porque estaba de descanso un día antes.

Apenas llega la medianoche se hace otra revisión y pues se llama a la familia si salen las llamadas para desearles feliz navidad, de resto no se puede hacer comida ni nada, toca andar pendiente del trabajo”.

El subintendente Nelson Inestrosa vive así la navidad:

“El 24 de diciembre es un turno más que cualquier día de la semana. En la estación se manejan tres turnos que van de 7:00 a.m. a 2:00 p.m., de 2:00 p.m. a 9:00 p.m. y el último de 9:00 p.m. a 7:00 a.m.

A la medianoche se saca tiempo para llamar a la familia y se le desea a las otras personas que estén en la estación feliz navidad y se vuelve al turno.

Por lo general se reportan novedades de esa noche como peleas, que queman pólvora y sale alguien quemado, escándalos, accidentes de tránsito y robos”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.