Cundinamarca, contra el flagelo del feminicidio.

 

Ante un nuevo caso de presunto feminicidio de una mujer de 23 años en el municipio de Soacha, la Gobernación de Cundinamarca reitera a todas las autoridades municipales y a la comunidad en general el llamado a que se rechacen este tipo de casos y a que se intensifiquen las acciones que contribuyan a su prevención.

 

(Cundinamarca, 7 de junio de 2018). Las alertas están encendidas en el departamento por cuenta de un nuevo caso de presunto feminicidio en el municipio de Soacha. Esta vez, una joven de 23 años fue atacada dentro de un apartamento por quien, al parecer, era su pareja sentimental. La mujer fue agredida con arma blanca y trasladada al hospital Mario Yanguas, donde falleció. El presunto atacante fue presentado ante el fiscal de turno, donde se adelantará el proceso investigativo.

 

Este nuevo hecho de violencia contra las mujeres suscita el repudio de la sociedad cundinamarquesa, en especial de la comunidad de Soacha, que ya se había manifestado el pasado 30 de mayo con un plantón en el parque principal del municipio, para rechazar la violencia sexual contra las mujeres y las demás violencias contra ellas. Hasta ese momento se registraban un total de 94 agresiones en el municipio. Hoy Cundinamarca reconoce aproximadamente 11 feminicidios en lo que va corrido del año, de acuerdo con fuentes de la Policía del departamento.

 

El aumento de casos de feminicidios que enciende las alarmas institucionales y de la sociedad no debe considerarse como un hecho aislado. Es importante resaltar que obedece, en gran parte, a la persistencia de prácticas culturales que legitiman y acentúan las relaciones hegemónicas de poder que ejercen y han ejercido históricamente los hombres en contras de las mujeres.

 

El  feminicidio se cataloga cuando el homicidio se comete contra una mujer por su condición de mujer o por motivos de su identidad de género,  como lo reconoce la Ley 1761 de 2015: “(…) se incurre en feminicidio cuando el asesinato de una mujer es cometido por quien haya tenido una relación íntima con la víctima, ejerza sobre el cuerpo y la vida de la mujer actos de instrumentalización de género o sexual, o cometa el delito aprovechando relaciones de poder ejercidas sobre la mujer para generar terror o humillación”.

 

La Gobernación de Cundinamarca rechaza cualquier tipo de violencia de género y pone a su equipo de trabajo a disposición de la familia de la víctima, para que tengan acompañamiento psicosocial y legal a través de la secretarías de Gobierno y de la Mujer y Equidad de Género de Cundinamarca, así como la articulación con la Defensoría del Pueblo Regional, para garantizar su efectivo acceso a la justicia y, sobre todo, el seguimiento para la judicialización y sanción del presunto agresor.

 

La Administración Departamental destaca su compromiso con el desarrollo de acciones y estrategias para prevenir las violencias contra las mujeres y promocionar el derecho a una vida libre de violencias e insta a los operadores de justicia en la etapa de investigación y sanción, a imponer las penas de las que dispone la Ley, teniendo en cuenta que puede tratarse de una tentativa de feminicidio.

 

Noticia tomada de la Secretaria de prensa y comunicaciones de Cundinamarca