Balance positivo en acciones en favor de la población víctima del conflicto en Cundinamarca.

 

(Cundinamarca, 15 de mayo de 2018).  87 familias, a las que les habían sido arrebatados sus predios como consecuencia del conflicto armado en municipios como Viotá y La Palma, en los cuales la afectación tuvo mayores consecuencias, han retornado a sus parcelas por decisión de los jueces. 

 

El reporte fue presentado en desarrollo del primer Comité Territorial de Justicia Transicional (CTJT) de 2018, espacio en el cual se expusieron los avances de la implementación del Plan de Acción Territorial (PAT), que incluye una inversión de más de $1.000 millones en proyectos productivos y la priorización de 116 familias en nueve municipios para proyectos de vivienda rural nueva o mejoramiento.

 

Hasta ahora, Cundinamarca presenta resultados positivos en los procesos de restitución de tierras y cumplimiento de las órdenes impartidas por los jueces competentes.

 

La administración departamental anunció que, a través de la Dirección para la Atención a las Víctimas de la Secretaría de Gobierno, realizará este año procesos de capacitación para esta población vulnerable, a fin de mejorar su formación en temas que aporten a la reconstrucción del proyecto de vida. Así mismo iniciará la construcción de 3.000 conexiones intradomiciliarias de acueducto en beneficio de 665 personas y favorecerá a 600 más con unidades sanitarias.

 

En el CTJT también fueron presentadas y aprobadas las rutas para la asistencia y la atención, así como el plan de contingencia, lo que dio un parte de tranquilidad a las víctimas y sus líderes en materia de seguridad.

 

Al cierre de la reunión, el gobernador Jorge Rey reiteró su compromiso y el de su gobierno para continuar avanzando en el proceso de reparación integral y restablecimiento de derechos de la población víctima, de manera articulada con las instituciones y entidades competentes para su asistencia y atención.

 

Noticia tomada de la Secretaria de prensa y comunicaciones de Cundinamarca