Arvejas, una oportunidad para la paz y para la seguridad alimentaria

 

Cerca de 40 personas de la Asociación de Víctimas del Conflicto Armado y Desplazamiento Forzado del municipio de Chía recibieron conocimientos en uso de tecnologías para el mejoramiento en la producción y comercialización de arveja verde. La investigación hace parte del proyecto Corredor Tecnológico Agroindustrial.

 

(Cundinamarca, 12 de marzo de 2018). Cerca de 40 personas de la Asociación de Víctimas del Conflicto Armado y Desplazamiento Forzado del municipio de Chía, junto a 12 productores de arveja verde de la región, recibieron conocimientos en uso de tecnologías para el mejoramiento en la producción y comercialización de arveja verde de las variedades Horeb, Sainz Fety y Alejandrita.

 

Al grupo de 36 participantes se les enseñó sobre el uso del recurso hídrico, manejo de plagas y enfermedades, infraestructura, ergonomía, seguridad industrial y costos de producción, con el propósito de mejorar la calidad y el tiempo de cosecha en el proceso de producción de este vegetal.

 

Para los 12 productores de arveja, el curso se enfocó exclusivamente en la comercialización de este tipo de vegetales, con el fin de generar una mayor rentabilidad del producto final.

 

A pesar de que cada uno de los tipos de arveja presenta características diferentes en tiempo de floración, formación del fruto, sobrevivencia a diferentes alturas, número de vainas y granos por planta, todas ofrecieron ventajas en cuanto a su calidad, productividad, resistencia a problemas fitosanitarios, resistencia a la escasez de agua, arvenses, plagas y enfermedades y facilidad en el manejo y comercialización”, aseguró Óscar Eduardo Rodríguez Lozano, Secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación de Cundinamarca.

 

El desarrollo de este proyecto se dio gracias al trabajo conjunto con el Sena en temas relacionados con la agricultura de precisión y el apoyo de la Gobernación de Cundinamarca, el Distrito Capital, Corpoica, la Universidad Nacional y la Alcaldía de Chía.

 

Esta investigación hace parte del proyecto Corredor Tecnológico Agroindustrial, que a través de su grupo de investigadores, docentes y pasantes ha permitido el desarrollo de nuevas tecnologías para mejorar la seguridad alimentaria del departamento y de la Capital del país.