Por quiénes proponemos votar en marzo para el Congreso

Foto: Pagina Por quien voto

 

El 11 de marzo los colombianos mayores de edad, votaremos por las personas que ocuparán las curules del próximo Congreso de la República, y en mayo volveremos a las urnas para escoger al próximo Presidente que rija los destinos de Colombia desde el 7 de Agosto de 2018 hasta 2022.

Sí, para participar en la fiesta que es el ejercicio democrático de votar, saldremos libremente a las urnas porque estamos convencidos de que el derecho al voto es un acto de libertad, y aunque reconocemos que No ir a votar también lo es, manifestamos que el hombre o la mujer  abstencionista, que por alguna razón o sin ella no sale a votar, después no tiene derecho a criticar la gestión del gobernante o de quien lo representa en el Congreso.

Ya los políticos y algunos líderes sociales o empresariales andan en campaña para Congreso y para la Presidencia, ambos espacios que serán definitivos para el futuro del país. Por ahí los hemos visto, a los nuevos y nuevas, y a los viejos aspirantes, algunos de ellos residentes en cómodos estratos de Bogotá, impecablemente vestidos posando en los afiches de la calle, en las costosas vallas de las carreteras intermunicipales y en vías como La Variante, con eslóganes irrelevantes y levanta tontos, los que muy posiblemente ya no hay en la región.

A los viejos congresistas, que no han saboreado la mermelada de Nariño, como bandera central de campaña los hemos oído despotricando contra el actual presidente Santos por sus acuerdos de paz con las ex Farc y los leemos alardeando dizque de su logros y contribuciones a la región, manifestando que “hemos proyectado [Léase bien: “proyectado”, no logrado]  resultados contundentes y positivos para las comunidades del Departamento, defendiendo los intereses de la ciudadanía, desde donde hemos estado haciendo una política que busque una reflexión de lo que debe ser una sociedad mejor, mucho más equitativa e incluyente y más democrática de la que tenemos hoy”.

A los unos, unas y otros, no se les ha oído referirse a temas específicos con soluciones específicas para Sabana Centro. Su bla bla bla, con documentación en mano porque los estudios ya están hechos, poco o nada refiere que es necesario acompañar desde el Congreso a los alcaldes y empresarios que se han propuesto metas de crecimiento con gran dosis de creatividad en sectores como los deprimidos Turismo, el Ecoturismo, la Educación y la Tecnología y sus nuevos sectores de emprendimiento. En renglones de la ´economía naranja´ o ‘economía creativa’, que incluso todavía permanece poco visible en el radar de los economistas sabaneros. Hablamos de la cultura regional, uno de los nuevos sectores jalonadores de la economía, que desde hace rato es  bien reconocida en el ámbito nacional y empieza a mostrar sus frutos en el exterior.

Por eso, proponemos votar por personas idóneas, que sepan que Sabana Centro es una de las regiones de mayor crecimiento y mejores proyecciones de Colombia en la actualidad, por tanto, que conozcan las dinámicas de las actividades más importantes que se desarrollan en la región. Que no se dejen enjaular por los ´vivos´ y ´vivas´ que seguro se filtrarán de nuevo en el Congreso con mañas corruptas. Que se comprometan a acompañar desde allí a los sectores público, a los líderes sociales y al sector empresarial de Sabana Centro que trabajan por sacarnos del subdesarrollo, por erradicar la pobreza, porque haya pleno empleo para residentes y recién llegados. Votar por personas que rechazan la mentira, el miedo y el populismo del lenguaje proselitista que usan normalmente los políticos baratos.

Proponemos elegir hombres y mujeres, que quieran especializarse en temas específicos, para que sus esquemas de campaña y posteriormente ponencias y proyectos de ley, sean de la mayor competitividad, credibilidad, hondura, eficiencia y eficacia, sobre todo en el próximo Congreso.

Sobre nuestro candidato o candidata Presidencial, que será de un perfil y trayectoria más amplia y exigente, ya nos referiremos, pesando más que todo en el futuro del país, el mismo futuro nuestro.