Premio Nobel de Química a los creadores de la evolución dirigida.

Crédito: Agencia RedMedios

Por sus aportes al estudio de la evolución humana tres estadounidenses fueron los ganadores del Premio Nobel de Química. Los científicos, Frances Arnold, George Smith y Gregory Winter, han sido reconocidos por el desarrollo de proteínas y la aplicación de estas a nivel industrial.

Los estadounidenses son los padres de la llamada “evolución dirigida”,una técnica que permite la creación de proteínas en laboratorio con los mismos principios de cambio genético que usa la evolución natural.

La mitad del premio se lo ha llevado la científica Frances H. Arnold, del Instituto Tecnológico de California en Pasadena (EE.UU.), la quinta mujer en ganarlo. En el año 1993, condujo la primera evolución dirigida de enzimas, proteínas que catalizan reacciones químicas. Desde entonces, ha refinado sus métodos, que ahora se utilizan habitualmente para desarrollar nuevos catalizadores. Los usos de estas enzimas incluyen la fabricación de sustancias químicas más respetuosas con el medio ambiente como productos farmacéuticos, y la producción de combustibles renovables para un transporte más ecológico.

 

El estadounidense Smith, por su parte, creó el método llamado “phage display”, el cual hace posible que al momento que un virus infecte una bacteria el resultado pueda ser usado para sintetizar nuevas proteínas.

El tercer estadounidense y no menos importante, Gregory Winter, usó la misma técnica para crear nuevos farmaceúticos y anticuerpos que pueden neutralizar toxinas, combatir enfermedades autoinmunes y aportar al tratamiento contra el cáncer.

“Los ganadores han tomado el control de la evolución y usaron los mismos principios (cambio y selección genético) para desarrollar proteínas que resolvieron problemas químicos de la humanidad”, explicó el jurado encargado.

Imágenes tomadas de @NobelPrize – Twitter