Cáncer en nuestro medio. Situación actual.

Cáncer en nuestro medio. Situación actual.

Por: Gustavo Alberto Álvarez G.  MD

 

Foto tomada de https://respuestas.tips/que-es-el-cancer/

En un evento convocado y organizado por la Gobernación de Cundinamarca el 18 de diciembre del año pasado, dos excelentes expositoras y expertas en el tema, realizaron una revisión práctica de los medios de que disponemos los médicos generales, para la detección temprana de los tipos de cáncer más frecuentes en nuestro medio.

Quiero compartir con los lectores de El Observ@dor algunos puntos de interés acerca de este tema:

En Colombia durante los últimos años: se aprecia un mayor riesgo para cáncer de estómago en habitantes de la región andina. Existe un mayor riesgo de muerte en mujeres de estrato alto por cáncer de seno. Se estima una tendencia al aumento de mortalidad por cáncer de colon y mama. Cada año se diagnostican 41.366 casos nuevos de cáncer.

En cuanto a los factores de riesgo para desarrollar cualquier tipo de cáncer, los estudios recientes han demostrado que hábitos como fumar, beber en exceso, el uso de cámaras bronceadoras y la exposición al sol, representan factores de riesgo que incrementan la posibilidad de desarrollar un tumor maligno. Por otra parte, la exposición a la radiación, al humo y a los pesticidas son factores que también contribuyen al desarrollo de tumores en el ser humano.

Existen también factores no modificables que tienen que ver con el género, la raza, la edad y factores como la oportunidad en la atención y la facilidad de acceso a los servicios de salud, que pueden tener una gran relevancia en la aparición y pronóstico de la enfermedad.

Se sabe también que el exceso de grasa en la dieta y la obesidad, juegan un papel predominante en el desarrollo de algunos tumores. De la misma forma, pero en sentido inverso, se ha podido comprobar que el consumo de frutas y verduras y la práctica regular de ejercicio físico son factores protectores para el desarrollo de la enfermedad.

Tampoco queda duda de que agentes infecciosos determinados son responsables del desarrollo de algunos tipos de tumores malignos; entre ellos tenemos el Helicobacter Pylori en el cáncer gástrico, el virus del papiloma humano en cáncer del cuello del útero, los virus de la hepatitis B y C en el desarrollo de cáncer hepático, entre otros.

En esta y nuestra siguiente columna, vamos a realizar un pequeño resumen de lo que hay que saber acerca de cada uno de los tipos de cáncer más frecuentes en nuestro medio. Veamos:

Cáncer de seno. Tumor que afecta en su mayoría a las mujeres, pero de manera ocasional puede ocurrir en hombres. Por desgracia, la mayoría de los tumores de seno se detectan en etapas avanzadas debido a la falta del autoexamen, a que las mujeres aun sintiendo un bulto en su seno les da miedo consultar al médico o no le dan importancia al hallazgo. Es importante anotar que muchas veces los tumores no duelen. Por eso es importante la consulta inmediata.

Existen tres estrategias diagnósticas para esta enfermedad. La primera es el autoexamen mensual, en el cual, entre el 7º y 10 º día después del inicio de la menstruación, la mujer palpa sus senos frente al espejo. En la mujer posmenopáusica, debe realizarse un día fijo de cada mes. Esta rutina les permite notar cambios en su textura o la aparición de “bolitas”, bultos o masas, así como cambios en el aspecto de la piel.

La segunda es el examen médico del seno realizado por un médico entrenado y la tercera es la mamografía que debe realizarse de manera periódica en toda mujer de acuerdo a la evaluación médica.

Cáncer de cuello uterino. Este tumor representa una de las enfermedades más frecuentes y pobremente diagnosticadas en nuestro medio. Es un cáncer completamente prevenible, relacionado con la infección del virus del papiloma humano por contagio sexual. Existen cuatro estrategias de prevención, sustentadas en amplios estudios clínicos:

La vacunación en niñas de 10 a 14 años. Cien por ciento efectiva si se aplica antes del inicio de la vida sexual. Posponer el inicio de la vida sexual. La monogamia. El uso de condón. Se calcula que, de cien mujeres infectadas, dos desarrollarán la enfermedad.

Otra forma de prevención es la realización de la citología vaginal, que debe realizarse en toda mujer entre los 25 y 69 años o que haya iniciado su vida sexual.

En nuestra próxima entrega hablaremos del cáncer de colon y recto y de próstata.

Hasta la próxima.

Les deseo una vida sana.