¿Está de acuerdo con el servicio militar obligatorio?

El equipo periodístico de El Observ@dor realizó una encuesta virtual a hombres y mujeres de Bogotá, Medellín, Zipaquirá, Cajicá, Cogua, Tocancipá y Madrid, con el objetivo de conocer sus puntos de vista en torno a la prestación del servicio militar obligatorio.

En una encuesta realizada por El Observ@dor a 50 personas entre los 16 y 55 años de edad, se encontró que el 90% está en contra de la militarización de la juventud, frente a un 10% que opina a favor. Son diversas las posturas y acciones que entran en juego en este debate, desde el Gobierno con sus políticas y la juventud como transformadora de la sociedad.

El artículo 216 de la Constitución Política de Colombia declara que “todos los colombianos están obligados a tomar las armas cuando las necesidades públicas lo exijan para defender la independencia nacional y las instituciones públicas”. Durante décadas, jóvenes han partido de sus hogares, obedeciendo al mandato constitucional de velar por la soberanía y el bienestar del país, sin embargo entran en consideración algunos interrogantes ¿Será que todos los jóvenes que se vinculan al Ejército Nacional, lo hacen por convicción? ¿Existen quienes debido a su cultura, tradiciones, ideología política o religión, entre otras, van en contra de su voluntad?

La encuesta virtual realizada por El Observ@dor reveló que de una muestra de 50 personas, de Bogotá, Medellín, Zipaquirá, Cajicá, Cogua, Tocancipá y Madrid, el 90% está en contra de la militarización como imposición, frente a un 10% que opina a favor de esta norma.

En contra de la militarización

Una joven de Tocancipá opina que “es preferible que los jóvenes aprendan artes, ciencias, antes de aprender a matar. ¡Que le sirvan a la comunidad y no a intereses privados!”. Este punto de vista cobra mayor relevancia cuando se revisa el Presupuesto General de la Nación 2015, presentado por el Ministerio de Hacienda. Se encuentra que el 13.1% de la inversión total corresponde a defensa y policía, es decir, un total de 28.283 billones de pesos frente a un 0.2% correspondiente a cultura, un total de 367 billones de pesos

Un joven bogotano de 22 años considera que “el servicio militar obligatorio es una herramienta que obliga a los jóvenes a someterse a un adiestramiento militar. Independientemente si están o no de acuerdo, ellos deben enfrentarse en combates donde la seguridad no está garantizada, abanderando una falsa consigna de patriotismo, que en realidad oculta intereses económicos de las élites nacionales”. En un contexto nacional, los indígenas han sido desplazados por múltiples actores, incluidas Las Fuerzas Militares de Colombia, debido al conflicto armado y a grandes proyectos económicos que involucran recursos naturales de los territorios.

A favor de la militarización

Un joven zipaquireño responde que “aprenden disciplina, ayudan a su país y así nos libramos de tanta inseguridad”.

Esta afirmación tiene sustento en la opinión generalizada de la juventud como un problema social. Las estadísticas muestran que para el año 2012, casi el 24% de los delitos fueron cometidos por menores de edad, así, muchos han considerado que una solución eficaz ante las conductas delincuenciales de algunos jóvenes de sectores populares, con escasas oportunidades laborales y de acceso a la educación superior se encuentra en el servicio militar.

¿Y si mi opción de vida no se encuentra en el Ejército Nacional?

Si al momento de definir la situación militar, su identidad como ser humano se contradice con los principios y dinámicas por las que se rige el ejército, usted tiene el derecho de objetar conciencia.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.