Cundinamarca llora a María José

 

“En Cundinamarca estamos de luto. Total repudio por este hecho y todo el peso de la justicia contra el agresor de María José. Este caso no puede quedar impune. Hoy, tres millones de cundinamarqueses estamos dolidos”, señaló el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey Ángel.

 

(Cundinamarca, 20 de febrero de 2018). La Gobernación de Cundinamarca lamenta el fallecimiento de la pequeña María José a manos de su padrastro y rechaza el atroz homicidio consumado contra la bebé de apenas cuatro meses; así mismo se solidariza y acompaña a su señora madre en el dolor inmenso que produce el deceso de su hija.

 

“A la madre de la menor y a toda su familia queremos manifestarle nuestro profundo sentimiento de tristeza y decirles que no están solos en este momento tan doloroso. Este caso no puede quedar impune. Hoy, tres millones de cundinamarqueses estamos dolidos. Rechazamos tajantemente todo acto de violencia contra nuestras niñas y mujeres”, dijo el gobernador, Jorge Emilio Rey Ángel.

 

Según la información de la Policía de Cundinamarca, María José, de tan solo 4 meses de edad, fue hallada sin vida en zona rural del municipio de Chía, luego de los esfuerzos de la fuerza pública, el Gaula y unidades de inteligencia e investigación criminal, quienes después de 72 horas de labores ininterrumpidas, con la colaboración de la comunidad y una recompensa de $20 millones, dieron con su paradero.

 

Su agresor, Alexander Ospino, capturado en las últimas horas en zona rural del departamento del Meta, a quien ya se había proferido orden de captura por el ejercicio arbitrario de la custodia de la menor, manifestó haberle quitado la vida a María José y haber sepultado el cuerpo en zona montañosa del municipio de Chía, hecho que fue confirmado por las unidades de investigación criminal de la Policía de Cundinamarca.

 

“He dado instrucciones para que desde las secretarías de la Mujer y Equidad de Género y de Gobierno de Cundinamarca se realice el acompañamiento permanente a la madre y a la familia de María José. Este caso nos debe servir para la toma de decisiones y para reconstruir el tejido social en nuestras comunidades. Este es el año de la lucha contra las violencias en Cundinamarca”, enfatizó el mandatario departamental.

 

Todo el equipo interdisciplinario y de atención psicosocial de la Gobernación de Cundinamarca hará el acompañamiento a la madre de la menor, en articulación con la Defensoría del Pueblo Regional Cundinamarca, que garantizará su efectivo acceso a la justicia y sobre todo la sanción que debe recibir el agresor que, si bien no resarce el dolor de la pérdida, garantiza que este atroz delito no quede impune.

 

“En Cundinamarca estamos trabajando intensamente para reducir los índices de violencia al interior de la familia contra niñas, niños y adolescentes. Solo en 2016 se presentaron 930 casos denunciados, de los cuales 504 ocurrieron contra las niñas (54%), que a su vez corresponde al 10,28% de los casos de violencia donde la víctima fue una mujer”, aseguró Ana Ragonesi, secretaria de la Mujer y Equidad de Género de Cundinamarca.