LOS GATOS: DE DIOSES A MASCOTAS INSUPERABLES ACOMPAÑANTES EN MOMENTOS DE DUELO.

Por: Luz Nelly ARÉVALO PRIETO

Una tarde de domingo apacible y silenciosa en Bogotá, un ruido al frente mi casa me inquietó, al salir me topé con unos ojazos verdes grandes, profundos y misteriosos de un gato negro, flexible y sigiloso. Qué me iba a imaginar que esos ojos me acompañarían durante uno de los tantos duelos, quizás el más difícil, que he tenido en el transcurso de mi vida. Ángel, lo bautizaron mis hijos.

Desde hace 10.000 años los gatos existen, desde entonces hacen parte de la vida de los seres huma- nos en una relación enigmática. Fueron adorados por los egipcios quienes los consideraban dioses, representaba a la mujer como símbolo positivo de los rayos solares, la armonía y la felicidad, protectora de las mujeres embarazadas y los partos.

Se decía que los dioses después de crear el mundo designaron a los gatos como vigilantes del orden de la creación y con tal fin les otorgaron el don de la palabra para que luego contaran cómo iban las cosas. En la mitología China los gatos eran considerados un cruce entre el mono y el león, debido a la forma de su cuerpo y movimientos. Lisshou fue conocido como un dios protector relacionado con la felicidad. En culturas como la japonesa, griega, celta, peruana, tailandesa e hindú, los inmortalizaron a través de la literatura, el arte y la música.

Los gatos negros, en particular, han sido considerados por algunos sinónimos de buena suerte. Otros los han considerado símbolo de “mala suerte”, de maldad, animales empleados en rituales de brujería y en entidades malignas, consideraciones infunda- das en estereotipos culturales, la publicidad y la ignorancia. Mentira: mi Ángel fue un gato negro maravillo, gran dador de afecto y compañía ilimitada.

Gatos mascotas

El auge de esta especie animal como mascota, hoy en día es inmenso debido a su fácil adquisición, a que son buenos acompañantes, con grandes personalidades, interesantes y divertidos, pasaron de ser “dioses” a mascotas, influyendo de manera positiva en el bienestar y la salud de los humanos en general. Los propietarios de gatos reportan que estos les proporcionan amor, afecto ilimitado, lealtad y dedicación incondicional.

Reducen la sensación de soledad, facilitan la elaboración del duelo, disminuyen estados de ánimo depresivos y el estrés agudo, aumentan la autoestima y el sentido de responsabilidad. Sin importar la raza o el color, los gatos son una compañía incondicional.

La celebración

El Día Mundial del Gato se celebra en diferentes fechas, según el motivo y ubicación geográfica. Desde 2002 se estableció como fecha de celebración el 8 de agosto por iniciativa del Fondo Internacional para el Bienestar Animal, que junto a otras organizaciones defensoras de los

derechos de los animales, establecieron esta fe- cha como el día felino. Quizás se escogió dicho mes, porque histó- ricamente agosto es la época del año con más fertilidad. En Es- tados Unidos se celebra el 20 de febrero debido al fallecimiento de uno de los felinos más famo- sos de los últimos años, Socks, el conocido Gato de la Casa Blanca durante el mandato de Bill Clin- ton. En Europa se considera el 29 de octubre, gracias a la iniciativa impulsada por la experta en mas- cotas Colleen Paige, quien para este día se puso como objetivo lograr 10.000 adopciones de gatos.

Al parecer, los gatos tienen más de un día para celebrar, independientemente de qué fecha se escoja. No hay que olvidar el pro- pósito de sensibilizar a la comunidad sobre el respeto y cuidado sin importar su raza o color que merecen estos seres vivos. Si estás dispuesto a ello, adopta un felino, una de las mejores decisiones que puedes tomar. Te lo digo yo, que le debo a Ángel mi recuperación, luego de una difícil vivencia familiar.




Translate »