“Es que el agua está en él” .

 

Lo trascendental: José Miguel Ramírez, un joven cajiqueño subcampeón mundial paralímpico.
Busca patrocinio para competir en Abu Dhabi 2019 de Special Olimpics.

 

Por: Neisy Bolaños Muñoz. Periodista.

 

Luego de un primer “¡Piiiiii!” agudo y estridente José Miguel pisa el acero del partidor, su corazón hace ¡lub! ¡dub! cuando las válvulas cardiacas se cierran y la sangre fluye, mientras, fija su mirada en el agua color azul de cielo que se mece apacible en la piscina. “!En sus marcas, listos!”, grita el árbitro de prueba y los competidores se preparan para arrancar; luego, de una, con profundo aliento, se sumerge en el agua tras el ¡piiiiiiii! Final. Entre 50 y 800 metros avanza con estilo braza o de pecho, como más le gusta, pues José Miguel Ramírez González, de 15 años de edad, tiene claro que la competencia es lo suyo y tocar la placa de llegada con su mano se ha convertido en rito. “Apura, remata, remata”, es el coro constante de Maribel su madre, que lo acompaña en sus competencias. “Es que el agua está en él”, dice ella.

 

Lo trascendental: José, es un valioso deportista cajiqueño, diagnosticado con Síndrome de Down Mosaico.

 

Su deporte favorito marca su agenda diaria: se levanta a las 5 de la mañana, desayuna huevos, chocolisto, pan, y queso, algunas veces acompañado con jugo de mango, su bebida preferida y se dirige al Colegio Emilio Sotomayor Luque, ubicado en Cajicá, donde cursa noveno grado. De regreso a casa almuerza con una proteína, una verdura, una harina y jugo natural; va al gimnasio, entrena, hace tareas escolares, cena y se acuesta a dormir. Su estricta dieta le impide gaseosas y chucherías empaquetadas, aunque reconoce que le gustan los chocolistos de vez en cuando.

 

José Miguel Ramírez disfruta de Bad Bunny y Animal Planet; tiene por mascotas a “Noa”, el gato negro y blanco que reposa cerca de su ventana, su mejor compañía a la hora de hacer tareas. “Menta” y “Lupe”, los perros que lleva a pasear por el barrio. En sus sueños cercanos está conocer a fondo Medellín y llegar hasta Nueva Jersey, Estados Unidos. Hace tres años inició su carrera deportiva en la Plataforma Supérate, siempre acompañado de Víctor, su padre, que lo alienta durante todo el proceso deportivo.

 

José Miguel entrena dos horas durante los 7 días de la semana. Respaldan su entrenamiento el entrenador, un preparador físico, un nutricionista y un psicólogo deportivo. Fue precisamente Jorge Armando Ramírez, su entrenador, quien “le puso el ojo” -como se dice coloquialmente- y aún continúa siguiéndole el paso a su carrera.

 

Una pantaloneta que casi le invalida los tiempos

 

Sin la asesoría de su madre Maribel, José hizo su maleta para participar en México en su primer mundial de natación. Una vez en competencia, nadó en todos los estilos: pecho, crol, espalda y mariposa, y logró muy buenos tiempos, de repente, sus familiares que lo acompañaban interrumpieron sus gritos eufóricos al advertir el gesto brusco y nervioso de José Miguel. El motivo: estaba compitiendo sin la pantaloneta marca Speedo, exigida por los organizadores del evento. “José no trae la pantaloneta avalada por la FINA (Federación Internacional de Natación), exigida para este mundial. Muy chévere la experiencia, pero no le van avalar los tiempos”, sentenció Orlando Vergara, el entrenador de ese momento. Entonces su madre y hermana salieron apresuradas del escenario a comprar la exigida pantaloneta que costó cerca de 800 mil pesos y lograron llegar a tiempo, gracias a lo cual José, de los más jóvenes en competencia, aseguró por fin el segundo puesto en el podio donde izó la bandera de Colombia. Ese día hubo celebración con música colombiana que la delegación bailó con algarabía.

 

Los reconocimientos

 

José es un deportista revelación galardonado hasta ahora con 33 medallas: en 2017, hizo parte de la Selección Colombia de Natación cognitiva, que participó en el Campeonato Mundial de Natación para Personas con Discapacidad Intelectual INAS. Allí, José Miguel Ramírez fue medalla de plata, en la prueba de los 100 metros pecho categoría DS.

 

 

Su sueño: los juegos mundiales, Abu Dhabi 2019 de Special Olimpics, organización que a través del deporte busca la inclusión de las personas en condición de discapacidad intelectual y de 38 deportistas colombianos seleccionados, José figura entre ellos. Con gran talento y aprendizaje aún por adquirir las ayudas faltan; el mundial de ensueño para José requiere de un patrocinador, que ayude con la financiación para llegar a dicho evento.

 

En cada competencia José siente tranquilidad, el mundo se le olvida por un momento; todos los días, todas las semanas, mes a mes, se sumerge en ese cielo que ofrece paz; siente la armonía inmensa que ofrece el agua “difícil de explicar”, dice Maribel su madre. “La discapacidad está en la mente, uno lucha cada día para superar, ellos logran las metas…· concluye Maribel.