Dialogar en red: aportes para la paz

Dialogar en red: aportes para la paz 

 dialogo

Trabajar en red para promover el buen trato en los diferentes contextos de interacción y ciclos vitales es el reto de todo ciudadano para contribuir al proceso de paz. Por tanto, este desafío implica saber conversar de manera respetuosa e incluyente y saber hacer de modo colaborativo.  

Es posible construir diálogos en red, con el propósito de favorecer la dignidad de las personas, cuidar los vínculos y generar posibilidades de acción. Por ejemplo, los foros cotidianos que surgen de forma improvisada en el pasillo de algún lugar deberían partir del principio de no hablar mal de nadie. Sin duda, estos pequeños cambios contrarrestan el típico hábito de fomentar rumores negativos que usualmente hacen daño.  

Por lo anterior, es útil hacer aportes para la paz desde el nivel local. A continuación se mencionan los siguientes aspectos:  

  • Corresponsabilidad entre los padres de familia: es importante interrumpir la competencia que conduce a la violencia. En este sentido, es clave reconocer las capacidades parentales y trabajar en equipo en la crianza de los hijos; es decir, se trata de la construcción del “nosotros” como padres.  
  • Complicación entre la familia y la escuela: es fundamental que padres de familia y profesores trabajen en red, para cooperar en la formación integral de los hijos-estudiantes.  
  • Coparticipación entre la comunidad y las instituciones: es primordial el diálogo entre la comunidad y las instituciones para diseñar actuaciones conjuntas y compartir recursos que estén enfocados al desarrollo de metas concertadas.  
  • Conversaciones entre profesores y estudiantes: la construcción colectiva del conocimiento y el pensamiento crítico implica renovar las creencias que suponían el aprendizaje en dirección unidireccional: ¿Quién enseña? ¿Quién aprende? Ahora, el intercambio de saberes ocurre horizontalmente y en múltiples escenarios virtuales que trascienden la dimensión espacio temporal.  
  • Colaboración entre los profesionales: es indispensable conectar las acciones entre los profesionales para no convertir en enfermedades actitudes con relatos saturados, ni revictimizar a las personas. Asímismo, trabajar coordinadamente, sin entrar en el juego de pasar de unos a otros ‘el caso’, que en ocasiones se convierte en un papel que va de mano en mano.  

  • Conexión entre operadores y administradores: es una virtud que el diálogo en red supere la fragmentada percepción del trabajo por separado de ‘quién diseña’, ‘quién financia’ y ‘quién ejecuta’. No es posible desarrollar proyectos como islas desconectadas.  

 En conclusión, la articulación y coordinación de redes de apoyo permite visualizar mejor los caminos que conducen a la paz.  

 

Edward Johnn Silva Giraldo* 

Psicólogo- colaborador 

*edwardjohnnsilva@hotmail.com