Cabildo Abierto para discutir PBOT de Cajicá

La comunidad cajiqueña tuvo la oportunidad de participar en el Cabildo Abierto para aportar en el diseño del Plan Básico de Ordenamiento Territorial.

 

Cuando se habla de Ordenamiento Territorial, se hace referencia a las acciones y las políticas que un municipio o ciudad emprende para fijar los usos del suelo en su territorio y regular el desarrollo efectuado en él, con base en criterios sociales, económicos y ambientales. En el caso de Cajicá, la planeación física se destaca como un tema clave para el desarrollo del municipio, dadas las circunstancias actuales en las que la expansión urbana ha alcanzado un ritmo históricamente elevado y los nuevos habitantes demandan más y mejores servicios y recursos.

Los concejales escucharon las intervenciones de los asistentes

Los concejales escucharon las intervenciones de los asistentes

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) se constituye entonces como una herramienta fundamental para que los municipios proyecten su futuro y, de esta manera, puedan tener un desarrollo y un crecimiento estructurados y dirigidos, en lugar de construcciones caóticas y expansiones urbanas desenfrenadas.

Desde luego, es fundamental que este diseño obedezca siempre al bienestar general, manteniendo la armonía entre las necesidades económicas y el medio ambiente y garantizando, así mismo, la preservación de las fuentes de recursos naturales y alimenticios para el disfrute de la totalidad de los habitantes. De igual manera, dotando a la población de espacios públicos suficientes y de calidad que contribuyan a mejorar su calidad de vida. Es importante resaltar que el Plan Básico de Ordenamiento Territorial (PBOT), tiene una vigencia de tres periodos constitucionales de administración municipal, es decir, de 12 años.

Por otra parte, el PBOT contempla la clasificación del territorio en cinco clases de suelo. En primer lugar, el suelo urbano, que es aquel que cuenta con infraestructura vial y redes primarias de acueducto y alcantarillado. El suelo de expansión urbana es el que podrá ser urbanizado a futuro. El suelo suburbano hace referencia a las zonas rurales en las que ya existen algunas características urbanas. El suelo rural, por su parte, es el destinado para usos agropecuarios, mineros y forestales. Y, por último, el suelo de protección corresponde a las áreas que no podrán ser urbanizadas debido a su importancia ambiental o paisajística.

En este orden de ideas, es posible diseñar la visión del municipio, que no es otra cosa que la manera en la que se proyecta su futuro y que servirá como base para trazar los lineamientos urbanísticos que permitan hacerla realidad. De acuerdo con el Proyecto de Acuerdo 16 de 2014, la visión que la Administración tiene para el municipio es la siguiente: “El territorio municipal permitirá la cobertura de las necesidades de la población en condiciones de equidad, la protección de valores locales, culturales y ambientales naturales, y la provisión de vivienda y servicios en condiciones de competitividad, sostenibilidad y equidad. Todo ello en un contexto de optimización del gasto público y buen gobierno”.

Sin embargo, para que estas palabras pasen del papel a la realidad, la participación activa de la comunidad cajiqueña será indispensable. Por este motivo, el Concejo Municipal llevó a cabo el Cabildo Abierto acerca del Plan Básico de Ordenamiento Territorial (PBOT) el pasado sábado 22 de noviembre. La reunión, realizada en el Club Edad de Oro, tuvo como objetivo brindar un espacio de participación en el que los ciudadanos pudieran expresar sus opiniones y comentarios sobre la propuesta de PBOT presentada por la Administración y que estará sujeta a las modificaciones correspondientes.

La participación de la comunidad se vio marcada por el hecho de que la mayoría de las intervenciones estuvieron dirigidas a abordar casos particulares. Así, varios ciudadanos que sintieron que la propuesta podría afectar negativamente sus predios le solicitaron a la Secretaría de Planeación y al Concejo Municipal que reconsideraran los puntos que perjudicaban sus propiedades.

No obstante, también hubo espacio para intervenciones de carácter más general y reflexivo, que se distanciaron de los reclamos individuales y buscaron aportar ideas y pensamientos que pueden ser de gran utilidad en el desarrollo de un PBOT inclusivo y participativo.

Por ejemplo, Clemencia López propuso la creación de un cinturón verde, que pueda servir para contener la expansión urbanística de los alrededores y preservar zonas estratégicas que también puedan ser destinadas como espacio público. Similar intervención hizo Jefferson Tuta, quien enfatizó en la importancia del espacio público en las zonas urbanas como factor de gran importancia para la calidad de vida de los habitantes.

Por otra parte, hubo voces críticas hacia la propuesta de PBOT, como la de Edilberto Afanador, quien se manifestó en contra del modelo “neoliberal” que, según su juicio, han seguido los impulsores de este plan. Además, leyó una carta hipotética, que estaría escrita en el año de 2030 y que cuenta las consecuencias de un desarrollo urbanístico mal planeado. (Leer Fragmento de la Carta)



Coordinador de Medios Digitales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.